LA LOBOTOMÍA Y SU HISTORIA

article-2020546-0B3C6CD200000578-128_468x403Lobotomía, también conocido como leucotomía, es una operación de neurocirugía que implica la ruptura de las conexiones en el lóbulo prefrontal del cerebro, de acuerdo con la Enciclopedia Británica. Las lobotomías siempre han sido motivo de controversia, pero fueron ampliamente realizadas durante más de dos décadas como tratamiento para la esquizofrenia, depresión maníaca y el trastorno bipolar, entre otras enfermedades mentales.

Lobotomía era un término general para una serie de diferentes operaciones que deliberadamente dañaban tejido cerebral con el fin de tratar la enfermedad mental, dijo el doctor Barron Lerner, un historiador de la medicina y profesor de la NYU Langone Medical Center en Nueva York.

“Los comportamientos [doctores] estaban tratando de arreglar, pensaron que fueron establecidos en las conexiones neurológicas”, Lerner dijo a Live Science. “La idea era, si se pueden dañar esas conexiones, ello podría detener los malos comportamientos.”

Cuando se inventó la lobotomía, no habían buenas maneras de tratar la enfermedad mental, y la gente estaba buscando tipos de intervenciones “bastante desesperadas”, dijo. Aun así, siempre había críticos del procedimiento, añadió.

Historia
Los médicos primero comenzaron a manipular el cerebro para calmar a los pacientes en la década de 1880, cuando el médico suizo Gottlieb Burkhardt removió partes de la corteza del cerebro de los pacientes con alucinaciones auditivas y otros síntomas de esquizofrenia, notando que eso les calmaba (aunque un paciente murió y otro se suicidó después de la intervención), de acuerdo con la Enciclopedia Británica.

Al neurólogo portugués Egas Moniz António se le atribuye la invención de la lobotomía en 1935, por el cual compartió el Premio Nobel de Fisiología o Medicina en 1949 (más tarde, se inició un movimiento para revocar el premio, sin éxito).

El neurocientífico John Fulton de Yale y su colega Carlyle Jacobsen habían realizado procedimientos similares a la lobotomía en chimpancés en 1935. Moniz y su colega Almeida Lima realizaron los primeros experimentos humanos más tarde ese año. Los lóbulos frontales fueron el blanco debido a su asociación con el comportamiento y la personalidad.

Moniz reportó el tratamiento como un éxito para los pacientes con condiciones como la depresión, la esquizofrenia, el trastorno de pánico y la manía, según un artículo publicado en 2011 en el Journal of Neurosurgery. Pero las operaciones tuvieron efectos secundarios graves, incluyendo el aumento de problemas de temperatura, vómitos, incontinencia de la vejiga y de los intestinos y problemas de los ojos, así como también apatía, letargo, y sensaciones anormales de hambre, entre otros. La comunidad médica fue inicialmente crítica del procedimiento, pero sin embargo, los médicos comenzaron a realizarlo en países de todo el mundo.

Métodos
Los primeros procedimientos involucraban cortar un agujero en el cráneo e inyectar etanol en el cerebro para destruir las fibras que conectaban el lóbulo frontal a otras partes del cerebro. Más tarde, Moniz introdujo un instrumento quirúrgico llamado leucotome, el cual contiene un bucle de alambre que, cuando se gira, crea una lesión circular en el cerebro.

Médicos italianos y americanos fueron los primeros en adoptar la lobotomía. Los neurocirujanos estadounidenses Walter Freeman y James Watts adaptaron la técnica de Moniz para crear la “técnica de Freeman-Watts” o la “Freeman-Watts lobotomía prefrontal estándar”, según la Enciclopedia Británica.

imagesEl psiquiatra italiano Amarro Fiamberti desarrolló por primera vez un procedimiento que implicaba el acceso a los lóbulos frontales a través de las cuencas de los ojos, lo cual inspiraría a Freeman para desarrollar la lobotomía transorbital en 1945, un método que no requeriría un cirujano tradicional ni sala de operación. La técnica implicó el uso de un instrumento llamado orbitoclast, un picahielo modificado, el cual el médico insertaría a través de la cuenca del ojo del paciente utilizando un martillo. Así ellos moverían el instrumento de lado a lado para separar los lóbulos frontales del tálamo, la parte del cerebro que recibe y transmite la información sensorial.

Freeman no era solo un neurólogo, él era un “hombre de espectáculo”, dijo Lerner. “Él viajó por todo el país, haciendo múltiples lobotomías en un día”, dijo. “Él absolutamente hizo esto por demasiado tiempo.”

Prevalencias y efectos
Cerca de 50.000 lobotomías se realizaron en los Estados Unidos, y el propio Freeman realizó entre 3500 y 5000.

Mientras que un pequeño porcentaje de personas supuestamente mejoró o se mantuvo igual, para muchas personas, la lobotomía tuvo efectos negativos en la personalidad de un paciente, la iniciativa, las inhibiciones, la empatía y la capacidad de funcionar por sí mismos.

“El principal efecto secundario a largo plazo fue torpeza mental,” dijo Lerner. La gente ya no podían vivir de forma independiente, y perdieron sus personalidades, dijo.

Las instituciones mentales juegan un papel crítico en la prevalencia de la lobotomía. En ese momento, había cientos de miles de instituciones mentales que estaban a tope y caóticas. Al dar a los pacientes indisciplinados lobotomías, los médicos podrían mantener el control sobre la institución, dijo Lerner.

Eso es exactamente lo que pasa en la novela de 1962 y la película de 1975 “Alguien voló sobre el nido del cuco”, en la que Randall Patrick McMurphy, un hombre bullicioso pero sano que vive en un hospital mental se le realiza una lobotomía que lo deja mudo y vacío de mente.

“Por lo general, las cosas en las películas son exageradas”, dijo Lerner. Pero en este caso, fue “perturbadoramente real”, dijo.

La práctica comenzó cediendo a mediados de la década de 1950, cuando los científicos desarrollaron medicamentos antipsicóticos y antidepresivos que eran mucho más eficaces. Hoy en día, las enfermedades mentales se tratan principalmente con fármacos. En los casos en que los medicamentos no son eficaces, las personas puede que sean tratadas con la terapia electro-convulsiva, un procedimiento que consiste en hacer pasar corrientes eléctricas a través del cerebro para desencadenar una convulsión breve, según la Clínica Mayo.

La lobotomía es rara vez, si acaso, realizada hoy, y si lo es, “se trata de un procedimiento mucho más elegante,” dijo Lerner. “No vas a ir con un picahielo y realizar monerías.” La eliminación de áreas específicas del cerebro (psicocirugía) es sólo utilizada para tratar pacientes en quienes todos los demás tratamientos han fracasado.

Espero les haya interesado esta información. 

Fuente: livescience

Namasté

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s